Cuando Barack Obama fue electo presidente de Estados Unidos el 4 de noviembre de 2008, el alineamiento de tiempo fractal era el siguiente:

        02/01/1599 a 06/12/1603 -- 08/03/1930 a 02/03/1931 -- 01/11/2008 a 18/11/2008

        Como vemos la fecha más significativa es la de los comienzos de la Gran Depresión, coincidiendo con la crisis de octubre de 2008 (otro hecho que podría haber sido previsto con muchísima anticipación). Herbert Hoover presidente de los Estados Unidos por el Partido Republicano en ese momento (1930), mostró una gran incapacidad para resolver la crisis económica; y ambos, presidente y partido, vieron caer en muchos puntos su popularidad. Esto llevó a que el 8 de noviembre de 1932, el candidato demócrata Franklin. D Roosevelt, fuese elegido con un amplio margen de electores (472 vs. 59), mandato que se vio favorecido por la implementación del famoso “New Deal”, un conjunto de medidas que posibilitaron al país reponerse de la crisis económico-financiera.

        En síntesis, la crisis de 2008 trajo al presente el recuerdo muy impregnado en el inconsciente colectivo del país, de la Gran Depresión y la buena gestión del partido demócrata, lo que ayudó a favorecer la victoria de Obama también con un amplio margen (365 vs. 173). Pero más allá de este análisis, la fecha de su asunción, el 20 de enero de 2009 estaba en sincronía con la llegada de los primeros colonos a Estados Unidos (1617), o sea un momento fundacional que se identificó con la llegada del primer “afroamericano” a la presidencia; hecho coincidente también con la trama final del ciclo de 52 años que iniciara Martin Luther King por la igualdad de los derechos civiles.

        En esta oportunidad, las elecciones del 6 de noviembre de 2012 se hallaban alineadas fractalmente de la siguiente forma:

        02/11/1953 a 19/07/1973 -- 11/03/1998 a 12/02/2003 -- 29/10/2012 a 15/11/2012

     Específicamente el día de la elección sincroniza con la media de tiempo alineada con el asesinato del demócrata John F. Kennedy, quien curiosamente había asumido la presidencia con 303 electores contra 219 de su oponente republicano (Nixon), muy similar al resultado obtenido en estas elecciones. Luego, de la muerte de Kennedy, su vicepresidente Lyndon B. Johnson continuó su mandato y fue electo presidente en 1964 con 486 electores contra 52 de los republicanos.

         En la siguiente dirección de internet http://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_presidenciales_de_Estados_Unidos_de_1964, podemos leer:

        “Johnson también derrotó con éxito a su oponente, el senador republicano Barry Goldwater, de Arizona, como legislador de derecha que querían abolir los programas de bienestar social creados en los años 1930 (como el Seguro Social). LBJ abogó por más de esos programas, y después de 1965, instituyó tres: el cuidado médico (Medicare), la ayuda médica (Medicaid), y la Guerra contra la pobreza.”

        Observemos el paralelismo con la realidad actual, donde los republicanos se oponen a la reforma sanitaria iniciada por Obama, y nuevamente el tema de la crisis de 1930 asociado a la primera presidencia. Por otra parte, esta elección se sincronizó también con la del 7/11/2000 donde George Bush y Al Gore, tuvieron un empate técnico, cuyo escenario amenazaba repetirse en estos días.

        Cómo vemos, el pasado continuamente se hace presente en el “presente” influenciando nuestro inconsciente colectivo; además de retornar para cerrar aquellos ciclos que de un modo u otro no tuvieron un cierre en su momento.

        Por ende, el desafío para estos nuevos tiempos es comenzar a actuar en sincronía con el tiempo fractal, siendo consciente de los tiempos de siembra, de espera y de cosecha.

Joomla Templates - by Joomlage.com